Aniversario de Fukushima

Hoy domingo 11 de marzo se cumple un año del terrible accidente de Fukushima, que dió lugar al segundo escape radiactivo más grave de todos los tiempos, tras el originado por el accidente de Chernóbil, el 26 de abril de 1986. En concreto, según lo cálculos realizados por investigadores de varias Universidades e Institutos de investigación de Noruega, Austria, EE UU y España, se fugó más del 20% de la radiactividad que escapó en Chernóbil.

Las consecuencias sobre la salud de las personas se conocerán dentro de 10 o 20 años, dadas las dosis sufridas ya por la población, y las que finalmente recibirá. Según estimaciones del Departamento de Energía de EE UU, la pluma de contaminación radiactiva que se desplazó hacia el Noroeste por efecto de los vientos, se ha encargado de distribuir por el territorio suficiente radiactividad para que las personas que habiten zonas a más de 50 km de Fukushima reciban dosis superiores a 20 mSv al año, es decir, superiores a las permitidas para el personal profesionalmente expuesto.

La contaminación se ha detectado ya en alimentos como arroz, espinacas, ternera, algas, y pescados. En el caso de estos dos últimos la contaminación procede de los vertidos accidentales y controlados de miles de toneladas de agua radiactiva. Los efectos de estos vertidos son desconocidos, puesto que nunca antes se había producido una contaminación del mar tan intensa.

El desastre nuclear de Fukushima,  reabrió un debate -el nuclear- que parecía adormecido. A día de hoy, miles de personas siguen evacuadas de la zona de exclusión, contaminada de radiación. Hasta el mismísimo Gobierno japonés, que basa su energía en las decenas de centrales que tienen por todo el país, puso en tela de juicio la conveniencia de mantener las centrales. En Europa también hubo reacciones. El Gobierno alemán de Angela Merkel decidió adelantar el apagón nuclear al año 2022, con lo que se retractó de una ley aprobada por ese mismo ejecutivo apenas unos meses antes para prorrogar la vida de los 17 reactores nucleares germanos hasta 2036. Italia aprobó una moratoria sobre sus planes de volver a producir energía nuclear, suspendida por referéndum popular tras Chernóbil.

En el otro extremo se encuentra Francia, país líder en energía nuclear en Europa (con sus 58 reactores) que en el último Consejo de Energía defendió a capa y espada el uso de la energía nuclear. Polonia sigue esta estela y, pese a Fukushima, sigue adelante con su propósito de poner en marcha la primera planta de energía nuclear del país en el año 2020. España acaba de confirmar que la central de Garoña (Burgos) podrá operar cinco años más, hasta 2018.

En total y pese a la alarma que desató Fukushima, todavía son 14 los países europeos que mantienen nucleares en su territorio.

Los defensores acérrimos de la energía nuclear como el Foro Atómico Europeo (Foratom), con sede en Bruselas, insisten reiteradamente en las bondades de esta energía, cuyas emisiones de dióxido de carbono son casi inexistentes, así como en sus beneficios económicos y en el grado de seguridad que se ha logrado para el almacenaje de sus residuos. Precisamente la seguridad es una de las cuestiones que más preocupan a organizaciones ecologistas como Greenpeace, que aseguran que centrales tan obsoletas como Santa María de Garoña (Burgos, España) no sobrevivirían a un ataque terrorista o una tormenta devastadora. Estas organizaciones dudan también de la credibilidad de las llamadas “pruebas de resistencia” con las que la UE intentó tranquilizar la conciencia ciudadana tras Fukushima, que inevitablemente reavivó el amargo recuerdo del desastre de 1986 en Chernóbil (Ucrania).

El comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, defendió este martes que las pruebas de resistencia son “estrictas, objetivas y sólidas”. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, celebró hoy que se haya producido un debate mundial sobre la seguridad y el futuro de la energía nuclear a raíz de la catástrofe de Fukushima, y deseó que permita tomar decisiones “más informadas” al respecto y sensibilizar a los ciudadanos europeos sobre la energía nuclear.

Desde el Área de Educación de Ecologistas en Acción nos presentan una pequeña recopilación de materiales para facilitar la introducción del problema energético y nuclear en las aulas y en la tarea divulgativa. Se trata de un listado de documentos significativos en la red.  Se puede consultar aquí.

 

Acerca de Elvira González

Asesora de Ciencias de la Naturaleza en el Berritzegune Central de Bilbao.
Esta entrada fue publicada en Debate, Eventos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s