Responsabilidad social de la ciencia

Hoy ha comenzado en el palacio Miramar el curso de verano de la UPV- EHU titulado Responsabilidad social de la Ciencia, que pretende  reflexionar sobre la responsabilidad social, tanto de los científicos, como del periodismo científicos en activo…

La primera de las sesiones de hoy ha sido impartida por Fernando P. Cossío Mora, director del curso y catedrático de Química Orgánica de la UPV-EHU.Nos ha hablado del mito de Prometeo y de las diferentes consecuencias opuestas que podemos encontradnos en Los aspectos sociales del uso de la ciencia y la tecnología.

Como casos se ha visto el ejemplo de  John C. Sheehan  (1915-1992)  que fue un químico orgánico sintético, se convirtió en el primero en descubrir un método práctico para la síntesis de la penicilina V.  Con la investigación del Dr. Sheehan en penicilina sintética se inauguró el camino para el desarrollo de formularios personalizados de la síntesis de penicilina y así se redujo la mortalidad infantil en más de un 50%.  Ahora bien, John Seehan también participó al final de la II Guerra Mundial en la síntesis del explosivo RDX. Así que tenemos la misma persona en una dicotomía. Parece ser que Sheehan no tenía problemas morales con esta dicotomía.

Eritz Haber (1868-1934), junto con un ingeniero,  Bosch, consiguió la  síntesis del amoniaco a partir del nitrógeno atmosférico. (Aproximadamente el 40% del nitrógeno de nuestro cuerpo ha sido introducido en última instancia a partir del método de Haber). Este es un paradigma del científico benefactor dela Humanidad. Pero ese mismo Haber como militar prusiano supervisó la transformación del amoniaco en la síntesis de explosivos y promovió la Guerra Química.

Haber, por otro lado, era un alemán enormemente patriota, que trabajó incansablemente durante la Primera Guerra Mundial en gases bélicos. La noche del 22 de abril de 1915 Alemania se lanzó el primer ataque de la historia con gas tóxico.  Tuvo efectos devastadores también porque el número de bajas era mucho mayor que el nº de muertos. A raíz de estas acciones Haber recibió los más altos reconocimientos en su país. Sin embargo, su esposa, Clara Immerwahr, que  fue la primera mujer que obtuvo un doctorado en química por la Universidad de Breslau, era enemiga acérrima del uso de la ciencia con fines bélicos. Se opuso una y otra vez a los ataques con gases tóxicos que su marido promovía. El 2 de mayo de 1915, sabiendo que su marido se había ido al frente ruso para dirigir un nuevo ataque químico, se suicidó de un disparo con la pistola de su propio marido, delante de su hijo y dejando una carta muy dura sobre la perversión de la ciencia.

Durante la II Guerra mundial no se utilizaron los gases tóxicos, salvo  algún caso como el ocurrido el 2 de diciembre de 1943 en el puerto de Bari. La aviación alemana atacó una flotilla que había en el puerto y uno de los barcos contenía 2000 cilindros de gas mostaza. Cuando cayó la bomba sobre ese barco, la nube de gas que se produjo provocó miles de afectados. Al estudiar estos muertos vieron que el conteo de leucocitos y linfocitos era bajísimos y ya varios médicos se dieron cuenta que había un tipo de tumores y de leucemia que tenía un conteo de linfocitos altísimo, con lo que sacaron alguna conclusión provechosa de esa tragedia. Modificaron algo el gas mostaza para tratar esos tumores y este fue el origen de la Quimioterapia.

 ¿Pero que hay de la reacción de los científicos? Nos encontramos reacciones opuestas.

Un  ejemplo lo tendríamos en Julius R. Oppenheimer (1904-1967) Conocido coloquialmente como “El padre de la bomba atómica“, Oppenheimer expresó su pesar por el fallecimiento de víctimas inocentes cuando las bombas nucleares fueron lanzadas contra los japoneses en Hiroshima y Nagasaki. Al terminar la guerra, fue el jefe consultor de la recién creada Comisión de Energía Atómica y utilizó esa posición para apoyar el control internacional de armas atómicas y para oponerse a la carrera armamentista nuclear entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Sus actitudes frecuentemente provocaron la ira de los políticos. Oppeheimer le dijo al presidente Harry S. Truman (1884-1972) “tengo las manos manchadas de sangre” a lo que  Trumnan respondió “lávaselas” .

Libro muy interesante sobre este tema “American Prometheus”  J. Robert Oppenheimer y la película “Creadores de sombras” de Paul Newman.

Por el lado alemán se produjeron dilemas similares.  Libros interesantes son: Hitler’s Scientists. Science, War and the Devil´s Pact de John Cornwell y el libro de Jorge Volpi “En busca de Klingsor”.  

Wernher Magnus Maximilian Freiherr von Braun (1912-1977), esta considerado como uno de los más importantes diseñadores de cohetes del siglo XX, y fue el jefe de diseño del cohete V-2  así como del cohete Saturno V, que llevó al hombre a la Luna. En sus años de adolescente, Von Braun, interesado en los vuelos espaciales, se unió a la sociedad de cohetes alemana .En su búsqueda por desarrollar grandes cohetes, se enroló en el ejército alemán para desarrollar misiles balísticos antes de la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933 y fue posteriormente adscrito a las SS en 1940. . Von Braun es un ejemplo de una actitud mercenaria. Cuando le preguntaron que opinaba del trabajo que hacía para el tío SAM después de haber estado en el ejército alemán, comentó que a él le daba igual con qué tío trabajaba siempre que le suministrara dinero.

Si analizamos algún ejemplo de Ciencias sociales tenemos el caso de R. Glenn Hubhard (1958-    ) y Frederic Mishkir (1951-    ), son economistas, científicos sociales. Que son responsables de parte de la crisis económica mundial. desempeñando un papel activo en la conformación de la política económica internacional (Inversión en Islandia, la política de desregulación que conducen Wall Street quiebras de bancos en 2008…..). Su actitud ahora es la de negación. Niegan cualquier responsabilidad. Sin embargo sus consecuencias sociales han llevado a un desastre con varios millones de personas en el límite de la pobreza, con consecuencias tan graves o más que a veces una bomba.

Para terminar analizamos el caso del profesor suizo Paul Hermann Muller Paul Hermann Müller (18991965) fue un químico suizo y ganador en 1948 del Premio Nobel de Fisiología o Medicina por su descubrimiento del DDT . El DDT es una sustancia tóxica pero es un insecticida enormemente eficaz de forma que cuando empezaron a utilizarlo se duplicaron las cosechas. También se usaba para proteger a los soldados contra las infecciones, como un insecticida usado en el control de la malaria, fiebre amarilla, y muchas otras infecciones causadas por insectos vectores.

Pero Rachel Carson Rachel (1907-1964) publicó uno de los libros más influyentes del siglo XX., el superventas Primavera Silenciosa, de 1962 y con este libro contribuyó a la puesta en marcha de la moderna conciencia ambiental. En el libro exponía todos los peligros ecológicos derivados de la utilización del DDT, llegando a alegar incluso que acabarían desapareciendo todos los pájaros del mundo si se seguía usando ese insecticida. A raíz de ello,la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) prohibiría el DDT en 1972.

Más recientemente Bjorn Lamborg (1965-     ),  escribió el polémico libro El ecologista escéptico..En 1998 publicó cuatro artículos sobre el estado del medio ambiente en el Politiken, uno de los principales periódicos daneses, que dieron pie a un intenso debate medioambiental en Dinamarca extendiéndose a todos los periódicos y generando más de 400 artículos, comentarios y críticas Debido al intenso debate generado por los artículos publicados en Politiken, Bjørn Lomborg decidió estudiar más a fondo el tema haciendo un análisis detallado de los datos existentes respecto de los diversos problemas ambientales. Usando su amplia experiencia en el campo de la estadística y tomando datos de las fuentes de fiabilidad reconocida —como la ONU (Organización de las Naciones Unidas), la FAO, el Banco Mundial, la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), el IPCC, la OMC (Organización Mundial de Comercio), en general las mismas fuentes que el movimiento ecologista utiliza para apoyar sus tesis— publicó El ecologista escéptico, un libro de más de 400 páginas y casi 3000 notas al pie que pone en duda un amplio rango de problemas ambientales que suelen ocupar portadas y titulares de los medios de comunicación de todo el mundo.

Paraacabar citar a Józef Rotblat  (1908-2005): “Rememver your humanity and forget the rest”.

Para concluir recomendar este libro LOGICOMIX “Una búsqueda épica de la verdad”. Es el mito de Orestes,. La diosa atenea pone en manos de la ciudadanía la suerte de Orestes. Los científicos deben implicarse pero al finales la ciudadanía lo que tiene la última decisión (ciencias sociales, pensadores, periodismo científico,…). 

La mañana ha continuado con la ponencia “Responsabilidad social del periodismo científico” de MILAGROS PEREZ OLIVA, Periodista Científica y Defensora del Lector de El País.

A continuación  ITZIAR NOGERAS de ELHUYAR., ha presentado sus trabajos en torno a la “Divulgación dela Ciencia”. Para terminar  una   Sesión de síntesis / Sesión bibliográfica.

Acerca de Elvira González

Asesora de Ciencias de la Naturaleza en el Berritzegune Central de Bilbao.
Esta entrada fue publicada en Debate, Eventos, Libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s