La amenaza radiactiva en Japón desata el debate mundial sobre la energía nuclear

En la Unión Europea, donde las nucleares aportan el 15% de la energía media que se consume, los ministros de Medio Ambiente se han reunido de forma extraordinaria y han apoyado una propuesta de Austria de hacer pruebas de resistencia a las centrales nucleares para evitar problemas como el de Japón.

En España, donde las nucleares aportaron en 2010 el 20,21% de la energía, el Gobierno socialista ha defendido que no es el momento de abrir el debate sobre este asunto. La reacción más inmediata ha sido la de Alemania, cuya canciller, Angela Merkel, ha decidido hoy suspender, al menos durante tres meses, la ley que había aprobado para prolongar la vida de sus 17 centrales nucleares hasta 14 años. Merkel ha asegurado que la “catástrofe nuclear” en Japón obliga a replantearse la seguridad de las plantas nucleares también en Alemania. “Lo sucedido en Japón representa un corte en la historia del mundo desarrollado”, subrayó la líder democristiana El escape de radiactividad como consecuencia del peor terremoto en la historia de Japón y el posterior tsunami han demostrado que “la interpretación del alcance de las fuerzas de la naturaleza sobre las centrales nucleares no era suficientemente fiable”, añadió.

El Gobierno de Francia, el segundo país del mundo detrás de Estados Unidos por la dimensión de su parque nuclear con 58 reactores en actividad que producen en torno al 80% de la electricidad, ha subrayado que sacará “conclusiones útiles” de lo ocurrido en Japón.En el Reino Unido han decidido suspender una conferencia y rueda de prensa en Londres de David King, el director de la Smith School de la Universidad de Oxford, quien iba a hablar de los beneficios de la energía nuclear.

Suiza, por su parte, ha decidido suspender todos los procedimientos en curso para autorizar nuevas centrales nucleares mientras se examina la seguridad de las ya existentes.

España tiene ocho centrales nucleares que generan el 21% de la energía eléctrica. ¿Estamos a salvo en caso de terremoto? Técnicos y ecologistas discrepan¿Y de dónde sacamos la energía? Para un país como España, la encrucijada es de aúpa. «El debate no es hasta dónde estamos dispuestos a ahorrar energía. Debemos rebajar los índices de CO2 y reducir nuestra enorme dependencia exterior en generación energética. Y para eso la nuclear es una opción fundamental», subraya el profesor Fernando Legarda. Sin embargo, los ecologistas no quieren ni oír hablar de eso: «Ni los combustibles fósiles ni la nuclear son alternativas válidas. La única salida son las renovables», zanja José Luis García, de Greenpeace.

España cuenta con ocho centrales nucleares operativas, una en proceso de desmantelamiento (José Cabrera, más conocida como Zorita), un almacén de residuos radiactivos de baja y media actividad, El Cabril (Córdoba), y una fábrica de combustible nuclear en Juzgabo (Salamanca). El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sostiene que las 11 instalaciones “cumplen” la normativa sísmica del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

No obstante, España es un país de riesgo sísmico “bajo” donde un terremoto de la magnitud del de Japón sería improbable. Para ampliar información sobre este tema pincha aquí.

Los reactores de Fukushima son similares al de las centrales nucleares españolas de Santa María de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia), las únicas plantas de la Unión Europea con reactores atómicos similares al de Fukushima.

Se trata de una tecnología diseñada por General Electric en la que el combustible nuclear hace hervir el agua en el núcleo del reactor produciendo vapor. Ese vapor se extrae de la cúpula de contención por unas tuberías que recorren varias dependencias de la central hasta llegar a las turbinas, donde se genera la electricidad. La estabilidad del reactor depende fuertemente de que se controle la cantidad de vapor en el núcleo, lo que depende de la presión y la temperatura.

Este tipo de reactores tiene un periodo de funcionamiento de 40 años, por lo que en el caso de los de Fukushima, deberían de haber dejado de operar en 2011. El Gobierno japonés les acababa de ampliar el permiso hasta 2021.

Aunque la central paró como está previsto en los protocolos, el terremoto dejó los reactores 1, 2 y 3 de Fukushima sin abastecimiento eléctrico, y el maremoto posterior dañó los generadores diesel previstos para alimentar de electricidad el reactor en caso de corte del suministro. Eso hizo que el sistema de refrigeración de los reactores se interrumpiera. O dicho de otro modo: la falta de agua está dejando al descubierto el combustible.

Si se fundiese el núcleo del reactor todo el material radiactivo contenido en el reactor saldría a la atmósfera y se dispersaría por el entorno creando una nube radiactiva. Este hecho provocaría altos niveles de radiación al medio ambiente y a la población en un radio de decenas de kilómetros de distancia.

El debate esta servido: renunciar a la energía nuclear no sale gratis. Si mañana todos los países decidieran cerrar sus centrales nucleares, habría que sustituir esa fuente por otras, que a corto y medio plazo sólo pueden ser el petróleo, el carbón y el gas, y a medio y largo plazo, además, las energías renovables, mucho más caras que la nuclear.

Eso significaría una elevación muy grande y permanente de los precios mundiales del petróleo y del gas y, por tanto, un empobrecimiento sustancial y permanente de los países importadores, como España.

Una decisión de tanto calado como apostar por la energía nuclear o renunciar a ella no puede tomarse más que conociendo todos los datos disponibles y manteniendo siempre el principio de precaución. El principio de precaución nos exige que en caso de amenaza para el medio ambiente o la salud y en una situación de incertidumbre científica se tomen las medidas apropiadas para prevenir el daño. No sin dificultades a lo largo de estos últimos años el principio ha ido afianzándose como un elemento dentro del ámbito político y jurídico de numerosos países y, sobre todo, a nivel europeo e internacional.



Acerca de Elvira González

Asesora de Ciencias de la Naturaleza en el Berritzegune Central de Bilbao.
Esta entrada fue publicada en Debate, Eventos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s